¿Cómo se fabrica el porexpan?

¿Cómo se fabrica el porexpan?

El poliestireno expandido (EPS), pórex, corcho blanco o porexpan es un tipo de material que se obtiene directamente del “poliestireno expandible” con la particularidad de que en su composición dispone también de un agente de expansión. Analicemos el proceso de fabricación del EPS o pórex en sus diferentes etapas.

Proceso de fabricación del poliestireno expandido (EPS)

  • Preexpansión: El primer paso consiste en el tratamiento de la materia prima. Esta se calentará con vapor de agua llegando a una temperatura que oscilará entre los 80 y los 100 ºC. A través de este proceso se persigue el objetivo de disminuir la densidad del material desde los 630 kg/m3 hasta los 10-50 kg/m^3.

A nivel interno, las perlas que daban forma al material se transformarán en perlas de plástico celular. Esto dará lugar a una estructura compuesta de celdas pequeñas de aire.

  • Reposo y estabilización: El segundo paso consiste en el enfriamiento de las partículas que se han expandido al finalizar el apartado anterior. Este procedimiento generará un vacío interno que debería ser compensado con un mecanismo de penetración de aire por difusión. Gracias a esta compensación, las perlas se volverán mucho más elásticas, algo que resulta crucial para poder terminar con el proceso. Este paso termina con las perlas secas.

 

  • Expansión y modelaje: Una vez que se cuenta ya con las perlas preexpandidas y ya estabilizadas, estas serán llevadas a unos moldes especiales. De la misma manera que en el primer paso, estos moldes estarán en contacto con vapor de agua, logrando que las perlas se unifiquen entre ellas.

Será en este momento cuando se pueda cortar el material dándole la forma deseada: por ejemplo, se pueden formar cajas de pórex, planchas, cilindros, bovedillas, en base al uso que se le vaya a dar. Debido a la composición del EPS, este material es perfectamente seguro para usarlo a la hora de transportar y almacenar alimentos. No existen restricciones en base al uso del EPS como un envase destinado a llevar el alimento al consumidor. Por poner un ejemplo, transportar pescado en un envase de poliestireno expandido es algo que ya hacen la gran mayoría de las empresas de a lo largo de todo el mundo. Y no solo se utiliza por razones higiénicas, si no que estos envases también permiten que los alimentos puedan mantenerse en la temperatura correcta durante mucho más tiempo. De esta manera, tanto si estamos hablando de cajas de pórex o de cualquier tipo de envase, se considera la mejor opción para trabajar en el sector de la alimentación. El EPS está compuesto por un 98% de aire, por lo que es un material de embalaje muy ligero, minimizando los costes de transporte que una entidad pueda llegar a asumir. Precisamente será esa cantidad de aire lo que hará que el material sea tan resistente a los impactos, evitando que se deteriore lo que recubre. Básicamente, en esto consiste el proceso de fabricación del pórex.