Protectores para arboles jóvenes

Protectores para arboles jóvenes

Durante las primeras etapas de cualquier árbol, es decir, cuando se trata de un árbol joven que necesita protección, es muy importante tener en cuenta los daños que el cultivo podría sufrir por culpa de conejos silvestres u otros roedores que gustan de alimentarse y desgastar sus dientes en la corteza todavía frágil de nuestros arbolitos.

Así que para evitar éste y otros daños devastadores para árboles jóvenes y cepellones, se recomienda el uso de protectores de árboles que suelen estar fabricados en diferentes materiales derivados del plástico.

Los más comunes han sido producidos en plástico semirrígido o bien plástico flexible así como también por una malla extruida resistente creando un espacio protector para que los animales silvestres no consigan roer la corteza del árbol y alimentarse de los pequeños brotes.

Protege los árboles de los roedores silvetres.

Cuando un roedor muerde la corteza de un árbol queda dañada la zona por donde circula la savia, si la herida es pequeña, el árbol creará una cicatriz y podrá reponerse con el tiempo, pero si el roedor llega a dar la vuelta completa al tronco, quedará afectado también el cambium, parte esencial del árbol que permite su crecimiento. Si un conejo u otro animal llegara a comerse la corteza de toda la circunferencia del árbol, ya podemos darlo por perdido.Para evitar este desastre y otros como que el cepellón y los brotes se quemen si quisiéramos usar herbicidas, los protectores de árboles en sus diferentes formatos, serán nuestro gran aliado.

Protección UV para los protectores de árboles

Respecto a la composición de los materiales de este tipo de protectores para árboles jóvenes, es sumamente importante que se trate de plásticos que contengan protección contra los rayos ultravioleta, ya que deberán soportar la potente radiación solar. Si este tipo de protectores no tienen protección UV, el plástico perderá sus propiedades y, por lo tanto, dejará de ser un elemento de protección durante los primeros años de vida del árbol.

El principal objetivo de este tipo de protectores es salvaguardar el tallo o tronco durante los primeros años de vida del árbol, especialmente si se trata de un cultivo leñoso.

Algunos protectores para árboles como los semirrígidos blancos o transparentes en forma de tubo o bolsa abierta, también pueden ayudar a mejorar el crecimiento del árbol durante los primeros años de vida, ya que pueden contribuir a la fotosíntesis, los protege de condiciones climáticas adversas y de los herbicidas. Pero si lo que queremos es evitar que los roedores silvestres se den un festín, podemos optar por los protectores semirrígidos ya sea instalados con varilla o con auto cierre.

Además de estar indicados para el cultivo leñoso, los protectores para árboles jóvenes sirven para todo tipo de árboles y arbustos, como, por ejemplo, viñas, olivos, almendros, manzanos, perales, cerezos, nogales, avellanos, castaños, naranjos, pistacheros o limoneros.
 
Tipos de protectores de árboles jóvenes según el clima

Los protectores para árboles jóvenes pueden tener funciones diferentes dependiendo del clima donde se encuentre el cultivo. Por ejemplo, en zonas templadas o húmedas, un protector de árbol que haga, además, la función de invernadero sería ideal, ya que, aparte de proteger también le otorga condiciones climáticas ideales en días de mucho viento o durante las heladas.

Cuando el clima es de extremo calor, la temperatura del árbol también asciende dentro del protector, por lo que el árbol puede sufrir en este tipo de circunstancias. En este caso, lo mejor es optar por un protector de malla que deja circular el aire pero seguirá protegiendo de la acción de los roedores y el crecimiento del árbol no se verá comprometido.